Neouvielle 23y24-08-2019

Al final nos juntamos 31 personas y a las tres de la tarde del día 23 poníamos rumbo para visitaren primer lugar, el bonito valle de Pineta e ir calentando motores para el día siguiente: “La reserva natural de Neouvielle”. La noche la pasamos en Bielsa.
Nos levantamos muy temprano y para las 08:00 de la mañana estábamos en el aparcamiento del lago d` Orédon, (Hay un punto de información y un pequeño bar-restaurante), éste era el punto de entrada a las distintas opciones que teníamos planteado hacer. Un primer grupo siguió en el autobús hasta el parking de Aubert para, desde allí, comenzar la ascensión al majestuoso pico Neouvielle de 3041m. Otro grupo nos quedamos para hacer la travesía circular de los lagos y un tercer grupo optó por un paseo relajante alrededor de los lagos. “Salida a la carta”.
La circular de los lagos comienza en el Lac d` Orédon a 1.849m, nosotros elegimos la travesía que empieza dejando el lago a n/izda. al N. por un sendero pedregoso ascendente desde el que pudimos ver una pequeña cascada, hasta llegar a los lagos conocidos como Les Laquettes donde hicimos una pequeña parada para poder admirarlos; continuamos ascendiendo hasta el lago Aubert, donde almorzamos con tranquilidad y alguno/a aprovechó para darse un pequeño chapuzón. Como las montañas que nos rodeaban parecía que nos invitaban a subirlas, al final caímos en la tentación y ascendimos a la Hourquette de Aubert de 2.449 m y si hacemos caso a alguna del grupo, con la euforia que llevábamos encima, nos subimos también al pico Ramougn. (La sensatez prevaleció y quedó solo en amago). La verdad es que mereció la pena porque las vistas de los lagos de las dos vertientes y del paisaje fue espectacular. Desde aquí si que pudimos divisar el pico Neovielle y con unos prismáticos nos pareció ver en la cumbre, el color de alguna camiseta de nuestra gente.
Bajamos hasta el lago de Aumar, donde encontramos pequeños grupos de gente bañándose en sus cristalinas aguas, continuamos la travesía por la parte dcha. Del lago (La parte izda. está peor) y después de pequeñas subidas y bajadas, comenzamos la ascensión al puerto de Estoudou (2.260m) y por último descendimos al parking de Orédon por una pendiente bastante incómoda; menos mal que abajo nos esperaban las cervezas fresquitas y la satisfacción de lo que habíamos hecho, que todavía estaba en n/retinas. Eso si, si hay una próxima vez, quizás debiéramos comenzar por la subida al puerto de Estoudou (por evitar la incómoda bajada). La travesía junto con la subida de propina que incorporamos nos llevó 6 horas de andada real.
Una vez reunidos los tres grupos, pusimos rumbo a Bielsa donde teníamos previsto comer el típico picoteo-cena y ya para casa…

Esperamos con impaciencia que nos pasen la crónica y fotos de la subida al Neuvielle.

Fotos:http://www.iratxoelkartea.com/multimedia/fotos/montana/

CIRCULAR EN EL BISAURIN

Si el mal tiempo del sábado anterior nos llevó a suspender la salida, el tres de agosto fue un día extraordinario. Un poco cálido, quizás, pero inmejorable: cielo azul y buena temperatura aunque a medida que avanzaba el día, el viento sur calentara demasiado.
Dejamos el refugio de Lizara después de la 8:30 y, por la sombra y en una larga fila de 16 personas, fuimos dejando atrás los dos refugios del camino hasta llegar a los pastizales de la Pleta de la Mistresa. Tras dos horas de coche y hora y pico de andada se nos habían despertado todos gusanillos del estómago y cuando ya había llegado la hora del almuerzo, desapareció el riachuelo que nos había guiado en el camino y tuvimos que bajar unos metros a su encuentro, por si acaso y sin demasiadas ganas, bien es cierto, en busca de agua fresca. Una del grupo, sin embargo, se negó a perder unos metros.


 


Después de comer y beber y con las cantimploras llenas, acometimos la ascensión bastante desperdigadas/os y tuvimos que cruzar un pequeño nevero para tomar a la izquierda antes del collado de Secús. Esta fue la parte un poco más difícil del recorrido y tuvimos que ascender algunos tramos agarrados/as a la roca. Los jovencitos Mikel y Egoitz, gozando. Amalia, que la habíamos engañado. A pesar de todo, para cuando nos dimos cuenta estábamos en el collado superior (alguna se enfadará al leer esto, porque con una pequeña pájara amenazó incluso con empezar a bajar) y, después de reagruparnos y echarnos un traguico nos dirigimos hacia la derecha por la última empinada rampa herbosa bajo la mirada de un silencioso avión blanco sin motor de largas alas.

Al llegar a la cima oriental nos dimos cuenta de que el Bisaurín había estado oculto todo el camino, hasta que vimos un montón de gente un poco más adelante. Ésa era, efectivamente, nuestra meta y premio. Paisaje maravilloso mirara donde se mirara: el Castillo de Acher, el sombrío Midi d’Ousseau y, más al este, Vignemale, los Infiernos y un largo etcétera. Poca nieve, por desgracia, menos cada año.

Buzón del Bisaurin

Centro: Castillo de Acher

En el centro el Midi d’Ousseau

Tras picar algo, robarle los últimos tragos a la bota y la consabida sesión fotográfica, el largo descenso antes de la comida. La primera parte, para hacerla con cuidado si no se quiere llevar alguna culada. A pesar de todo… Nos volvimos a reagrupar en el collado de Lo Foratón. Pero no todo el grupo, porque Asentsio ya había ido para entonces en busca de Kontxi. Todavía había que descender 500m por la cómoda senda del GR11. Amalia, que quería subidas. Tras disfrutar del agua fresca de una imprevista fuente, seguimos hacia el refugio. La última etapa. La fuente de Fuenfría y la comida nos espera en Lizara.


La gente, contenta. Para algunos/as era la primera experiencia en los Pirineos y, a pesar de ser duro, a gusto. Dispuestos y dispuestas para volver a otra.

Mas fotoshttp://www.iratxoelkartea.com/multimedia/fotos/montana/

27-01-2019 : Lekunberri-Aldatz-Latasa

Ésta es la primera salida del año de nuestro calendario, habrá que ver si el tiempo nos deja hacerla pero, muy malo tendrá que estar porque las ganas de hacer esta travesía cerca de casa, son muchas.

No lo olvides.

Domingo, día 27

Hora de salida: 08:30 desde Iratxo

Es importante apuntarse antes para una mejor organización.

 

31-12-18 Erga.

LA LLAMADA DEL COLESTEROL

El 31 de diciembre más montañeras y montañeros que nunca respondieron a la decimotercera invitación de Iratxo a despedir el año en la Trinidad. El día amaneció espectacular, azul y alegre, fresco pero extraordinario para andar. Así la gente empezó a llegar temprano con la esperanza de calmar los gusanillos de la tripa a  base de txistorra y tocino, y eso que había quienes, antes de partir, habían tomado chocolate caliente en el Piku! Con el buen tiempo, más críos/as  y jóvenes que nunca. ¡Buena noticia!  Las viejas amigas/os de siempre tampoco fallaron en esta ocasión y los kilos de carne de cerdo fueron desapareciendo en una abrir y cerrar de ojos, a medida que se asaban en las parrillas. ¿Cuántos kilos? Muchos. Metros de txistorra.  Por lo visto, nadie tenía miedo al colesterol. Como en la calle hacía buenísimo, la gente a gusto al sol con la tripa llena. Pero a medida que unas/os salían, entraban nuevas/os a la casa del ermitaño. Para terminar, la habitual foto de las escaleras repletas. En el recuerdo, cómo si no, a Pituti y Peio que nos han dejado. El año que viene también los tendremos con nosotras y nosotros.

Fotos

«El Viajecito»

El pasado domingo 34 personas nos animamos a participar en este «Viajecito» como lo llamaba siempre nuestro amigo Peio.

Como sabéis, este «viajecito» se viene haciendo como agradecimiento del grupo de montaña a las personas que colaboran en la organización de la Sakanako Ibilaldia, sin mas pretensiones que pasar un día agradable, bien visitando algún lugar o pueblo interesante o con una pequeña caminata, eso si, siempre terminamos con una buena comida.

Este año hemos visitado la Selva de Irati que, a pesar de las malas previsiones meteorológicas, nos arriesgamos y  fue un acierto ya que salió un día diseñado para nosotros, eso si, con bastante frio…

Se empezó con un almuerzo en el restaurante cercano al aparcamiento de las casas de Irati para después visitar la ermita de la Virgen de las Nieves, ahora en restauración. Desde allí pudimos ver una panorámica de la zona pero el día estaba un poco tristón y no se podían apreciar en toda su belleza los colores del otoño, faltaba esa luz que se refleja en las hojas y le da ese toque especial, pero a pesar de eso, el paisaje merecía la pena disfrutarlo, Irati siempre tiene ese encanto… Hicimos una pequeña caminata hasta la Cascada del Cubo o Itsuosin y otros senderos cercanos con la ilusión de poder avistar algún desmán del Pirineo, pinzones, petirrojos, pitonegro, o alguna marta… pero no hubo suerte, ¡habrá que volver!

En el camino de vuelta hacia Otsagabia pudimos disfrutar de otro paisaje espectacular e inesperado subiendo el puerto; entre la niebla surgían ante nosotros, los árboles cubiertos por una fina capa de nieve helada que dejaban entrever algunas hojas de distintas tonalidades y que a mas de uno/a nos hubiera gustado bajar para poder sacar alguna foto pero no era posible, además seguro que no hubiéramos sido capaces de captar tanta belleza…

Visitamos Otsagabia perdiéndonos entre sus calles, ¡aviso! no se puede ir con tacones… y como no,»poteando» un poco antes de ir a comer al restaurante que ya estaba reservado en Orontz con muy buen criterio ya que el menú fue a gusto de todos.

FOTOS